El acuerdo Unión Europea-Japón:
¿bueno, o no lo suficiente?